Menu
IDIOMA

Redes de árboles: Internet vegetal

Redes de árboles: Internet vegetal

18/Mar/2019

Los árboles son las criaturas más longevas de la naturaleza y siempre nos han parecido formas de vida quietas, silenciosas, solitarias… Fijándonos un poco más en los bosques, observamos cómo sus árboles intercambian semillas y pólenes, usando como medios de transporte el viento, los pequeños mamíferos que los habitan, las aves e insectos. Pues bien, hace poco tiempo empezó a descubrirse que, además de estos intercambios de información comprobables sobre el suelo y el aire, los árboles funcionan como creadores de conexiones de unas redes sociales muy particulares que se extienden bajo nuestros pies, y por toda la Tierra: están interconectados.

Redes de hongos que crecen dentro y alrededor de las raíces de los árboles, en sociedades simbióticas llamadas micorrizas, se encargan de compartir y suministrar recursos vitales, como carbono, agua, nitrógeno y fósforo, pero no sólo esto. También comparten información compleja mediante la cual los árboles y plantas establecen diferentes tipos de relaciones entre sí, que configuran un auténtico sistema de comunicación e interacción. De esta forma todo un bosque se comporta como si fuese un solo organismo. Estas redes complejas se parecen asombrosamente a las redes neuronales y sociales humanas:

  • Según la ecóloga Suzanne Simard, tienen ‘árboles-madre’, en diversos centros estratégicos del bosque, que administran los flujos de información e interconexión.
  • Los árboles cooperan entre sí: según Stefano Mancuso, de la Universidad de Florencia, se aisló a un gran abeto de acceso al agua y los abetos de su alrededor estuvieron pasándole nutrientes durante años para que no muriera.
  • Cuidan de su prole: se sabe que, hasta que un pequeño árbol no ha llegado a la altura suficiente para poder realizar la fotosíntesis, es alimentado y cuidado por su familia.
  • Comparten recursos e información para aumentar su supervivencia y resistencia.
  • Cuidan de sus vecinos enfermos y mantienen vivos tocones, incluso durante siglos. Tras encontrar un viejo tocón que aún vivía después de unos 500 años, el ingeniero forestal Peter Wohlleben asegura que la única explicación es que los árboles vecinos lo ayudaran suministrándole los nutrientes necesarios.

Simard piensa que saber más sobre los ‘árboles-madre’, que transmiten los conocimientos de una a otra generación, podría servir a la industria forestal de la madera y el papel sostenibles para garantizar tasas de supervivencia mucho mayores en las plantaciones. Y el biólogo David Haskell mantiene que los árboles "actúan como grandes nodos de comunicación, los grandes conectores de la naturaleza” y que podríamos entenderlos si quisiéramos…

En esta animación de BBC, nos explican cómo se comunican los árboles: 

Y en esta TED Talks, Suzanne Simard nos cuenta sus descubrimientos tras 30 años de investigación en los bosques de Canadá:

Compártelo:   Facebook   Google+   Twitter

Anterior   Volver   Siguiente

Ibergum, líderes en fabricación de cinta de papel engomado

Powered by Atracción Web

 

 

Cerrar

 

 

Aceptar      Cancelar