Menu
IDIOMA

El papel y el bosque sostenible

El papel y el bosque sostenible

09/Oct/2017

Los bosques del mundo generan el oxígeno que respiramos, suponen el hábitat para una diversidad enorme de animales y cobijan ecosistemas necesarios y complejos; modulan los flujos hidrológicos, conservan los suelos... Su  papel en el ciclo global del carbono, absorbiendo y almacenando dióxido de carbono atmosférico es fundamental. Siempre nos han provisto de alimentos, caza, forraje y plantas medicinales; y, por supuesto, nos proporcionan la madera que ha sido clave en la evolución y la historia humanas, como combustible, como material de construcción y como materia prima para la obtención de papel.

En concreto, la producción de papel aumenta cada día en el mundo y se estima que su consumo seguirá creciendo en los próximos años, a pesar de la revolución digital. 

Por eso, ya en los pasados 90 se vio la necesidad de desarrollar unos criterios y normas de gestión forestal sostenible (GFS) para la protección del equilibrio entre las demandas crecientes y la preservación de la salud y la diversidad de los bosques del mundo. En efecto, el FSC o Consejo de Administración Forestal se encarga de «promover la gestión ambiental más apropiada, socialmente benéfica y  económicamente viable de los bosques del mundo» y de la acreditación y certificación que avala la gestión sostenible de los bosques. 

Desde que las medidas promovidas están en marcha, ya hace casi 25 años, y se dispone de datos, se han observado mejoras que, en muchos casos, echan por tierra las ideas preconcebidas que tenemos sobre el estado de los bosques y el impacto ambiental real asociado a la industria del papel. Como ejemplo, son destacables los siguientes datos:

  • En Europa aumenta la superficie boscosa. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), actualmente, los bosques cubren el 38% del territorio de la Unión y se extienden a lo largo de 161 millones de hectáreas. Esto representea un aumento del 30% desde mediados del pasado siglo y 700.000 hectáreas más de bosques al año en Europa. En Asia son 2'2 millones de hectáreas anuales más. Así que el ritmo de la deforestación mundial decrece. 
  • En muchos casos, las plantaciones de árboles de crecimiento rápido para papel se realizan en terrenos baldíos o abandonados durante los años 60 y 70, aumentando así la superficie arbolada. La superfice dedicada a estas plantaciones en España es aproximadamente de un 2'7% de la superficie total de bosque en España. La superficie forestal en España crece a un ritmo de 180.000 hectáreas por año.
  • Estas plantaciones para pasta de papel retienen el CO2, y sólo en nuestro país capturan de la atmósfera y retienen 65 millones de toneladas de CO2, o sea, un 15% de las emisiones totales. Cada kilo de papel almacena 1'3 kilos de CO2.
  • El 97% de la producción de papel en España se realiza bajo Sistema de Gestión Medioambiental. La industria papelera española recupera y recicla más del 71% del papel utilizado.
  • Del total de madera utilizada en Europa -para fines energéticos, aserraderos y otros- es un 17% el que se dedica a la industria papelera.

A la vez que a valorar el modesto papel, tan cotidiano e importante, debemos aprender a revisar las ideas e imágenes existentes acerca de la producción de papel que no se corresponden con la realidad. En el mundo la superficie de bosque crece, y en Europa hay 400.000 hectáreas más de bosque cada año. Así que, también gracias al papel, la deforestación global decrece

 

Saber más:  
http://www.aspapel.es/sostenibilidad/papel-y-arboles
http://www.europarl.europa.eu/atyourservice/es/displayFtu.html?ftuId=FTU_5.2.11.html
Imagen portada: "Bosque de papel" Chelo Rey

Compártelo:   Facebook   Google+   Twitter

Anterior   Volver   Siguiente

Ibergum, líderes en fabricación de cinta de papel engomado

Powered by Atracción Web

 

 

Cerrar

 

 

Aceptar      Cancelar